HISTORIA

Mobirise

EL FUTURO A LA VUELTA DE LA ESQUINA

En la capital francesa, precisamente, hemos tenido ocasión estos días de subirnos al futuro que tenemos a la vuelta de la esquina: la movilidad personal de masas. Los coches urbanos serán mínimos y autónomos. Los desplazamientos serán mucho más eficientes. Lo más habitual será moverse en bicicleta (como ya lo es en grandes ciudades como Ámsterdam y en Copenhague). Y las calles tendrán que adaptarse finalmente a la circulación de los nuevos ingenios de una o dos ruedas: patinetes eléctricos, monociclos equilibrados, ninebots, segways, hoverboards, etc.

Las condiciones socioeconómicas, de infraestructura y topográficas hacen que la bici sea una alternativa en muchos países, sin embargo, su participación es reducida aun cuando muchas ciudades han invertido durante la última década en miles de km de bicicarriles, campañas de educación e infraestructura complementaria.

La bicicleta eléctrica acopla un sistema de tracción a la bicicleta convencional, convirtiéndose en un sistema híbrido. Dicho sistema está compuesto por una batería recargable y un motor eléctrico que genera una tracción sobre una de las ruedas. La tracción que realiza el motor permite el desplazamiento sin pedaleo o puede requerir una acción de pedaleo por el usuario con menor esfuerzo al realizado en una bicicleta convencional.

En la bicicleta eléctrica, eBike o Pedelec, la batería puede ser recargada desde conexión a la red eléctrica (±6 horas para carga completa a 110v; ±3 horas para carga completa a 220v) y su capacidad de almacenamiento de energía define la velocidad máxima y autonomía (rangos entre 20 y 40 Km). Las baterías comúnmente usadas son plomo ácido (vida útil entre 300-400 ciclos de carga) y aleaciones de litio (entre 1000-1500 ciclos de carga). La bici eléctrica con batería de litio extraíble, compacta y marco de aluminio ofrece los mejores rendimientos.

Mobirise
Mobirise

El mercado de la bicicleta eléctrica se ha consolidado durante las dos últimas décadas, impulsado principalmente por China, Japón y Taiwán. Argonne National Laboratory (2009) estimó que las ventas de bicicletas eléctricas en Europa para el 2009 ascendieron a 187.000 unidades y proyectó que en los próximos años las ventas llegarán a un millón anuales.

En cuanto a la normatividad internacional, la eBike se considera una bicicleta cuando la velocidad máxima se limita a 25-30 Km/hora y el motor posee una potencia de entre 250-400W, y su tracción puede ser asistida (con pedaleo) o directamente desde un control que le permite el movimiento (sin pedaleo). Actualmente no existe un consenso claro al nivel internacional sobre las condiciones para que la e-Bike sea considerada equivalente a una bici convencional.

El estudio holandés “Electric cycling: market research and exploration of prospects” señaló que la distancia media de viaje de un ciclista es de 6,3 km y con las eBike esta distancia aumentó a 9,8 km. El especialista Weitner en 2006 presentó los resultados de un estudio realizado en Shijiazhuang (China) para conocer el comportamiento y percepciones de usuarios de bicicletas y bicicletas eléctricas. El estudio señaló que cerca del 65% de los usuarios de las bicicletas y de las e-Bike son personas de ingresos económicos medios. Los beneficios más destacados de la bicicleta fueron el confort, es saludable, buena velocidad y fácil de parquear; los beneficios más destacados de la e-Bike fueron la velocidad, alternativa al bus y el confort; y se utilizó especialmente para recorridos entre 4-8 kilómetros.

Mobirise